Así le han quedado a Marta López los abdominales (después de pasar por quirófano)

A Marta López le ha cambiado mucho la vida de un año a esta parte. Fue el pasado otoño cuando caía rendida a los encantos de Alfonso Merlos. La relación duraba hasta que, en pleno confinamiento, ella se enteraba por un vídeo YouTube que la había cambiado por Alexia Rivas. Un capítulo desagradable de desamor que le servió para ir de plató en plató contando su drama y que le hizo mella a nivel emocional.

Pero supo sobreponerse. Y vio en aquel amigo de hace años a la persona idónea para sacar el clavo del batacazo sentimental. Las miraditas en directo entre ella y Efrén Reyero en una de las tardes de ‘Sálvame’, eran evidentes. Tanto, que Kiko Hernández no pudo morederse la lengua. A pesar de que lo negaron en ese momento, no tardaban en confirmar que se iban a dar una oportunidad como pareja.

Él fue su punto de apoyo cuando Mediaset decidió prescindir de ella. Cometió la imprudencia de colgar un vídeo de una fiesta en la que había más abrazos de los debidos y menos mascarillas y distancia social de la que determina Sanidad. Así que, tas un positivo en Covid (que posteriormente ella aclaró que fue falso), la cadena la despedía de manra fulminate. El disgusto fue mayúsculo. Tanto, que perdió 15 kilos en poco más de un mes.

Así las cosas (y sin poder determinar si en este momentos su corazón está ocupado, porque tuvo fricciones con Efrén en un polígrafo en el ‘Deluxe’), Marta decidía relizarse una abdominoplastia. Una intervención con la que redefinir la zona y, a la vez, disimular las imperfecciones que le habían quedado como consecuencia de lo que ha adelgazado a golpe de disgusto.

Este miércoles, en riguroso directo en el espacio que colabora, ‘Ya es mediodía’, no tenía reparos en subirse la camiseta de manera comedida, dejando al aire esos abdominales que le han esculpido a golpe de bisturí y de los que tan orgullosa está. Advertía que solo habían pasado diez días desde la intervención, y que el aspecto final aún tiene que mejorar.

“Al adelgazar 15 kilos tengo la piel súper flácida, me gustaría no tener que hacerlo pero me voy a hacer una abdominoplastia. Me apetece, me considero que soy joven y estoy bien, no contaba con que la barriga se me iba a quedar así”, explicó no hace mucho, dejando claras unas intenciones que, ahora, ha cumplido.

Fuente: Leer Artículo Completo