El lío de los WhatsApp entre Rocío Carrasco y su hija… que nunca se llegaron a mandaron

La tarde en ‘Sálvame’ se presentaba cargada de emociones para Antonio David Flores, aunque no fuese consciente de todo. Después de una semana apartado de su puesto de trabajo por una lesión en un pie, el exguardia civil escenificó un reencuentro con Raquel Mosquera para firmar una alianza que sumar al cúmulo de desdichas de una Rocío Carrasco de la que, en los últimos días, se está hablando más de lo que le gustaría…

También fue el encargado de, en los segundos finales del programa, confirmar lo que era un secreto a voces desde hace semanas: su hija Rocío será una de los famosos que luchen en la isla de ‘Supervientes’, que recibirá a los concursantes próximamente (Lara Álvarez ya ha anunciado que comenzaba la cuenta atrás para poner rumbo a Honduras).

Entre medias de lo uno y lo otro, Lydia Lozano ofrecía una información que le dejaba perplejo. La colaboradora hablaba de unos WhatsApp que se habría mandado su hija con su madre, Rocío Carrasco, y en los que esta no se habría pronunciado en términos muy amables… “Nada cordiales”, eran las palabras concretas de Lydia.

Antonio David la miraba con estupefacción y decía: “Mi hija me lo hubiera contado”. Y recordaba que su hija “ha tendido un puente” hacia su madre, pero que “no ha tenido contestación”. Tras ver cómo su padre daba la cara por ella, era la propia Rocío Flores quien entraba por teléfono, llorando, para desmentir que ese intercambio de mensajes en tono hostil se hubiese producido.

Respeto tu trabajo como periodista y el de todos los que trabajáis allí, pero la información que estás dando no es cierta”, se dirigía a Lozano con contundencia. Minutos antes, esta había contado con el apoyo de su compañera María Patiño para apoyar su información.

La información que estás dando no es cierta”

“Nunca he entrado en ningún programa de televisión. Si fuera cierto, no tendría ningún problema en decirlo, y la primera persona que lo sabría sería mi padre”, continuaba antes de responder a la pregunta de Carlota Corredera, presentadora del programa, sobre si tenía idea de quién había podido filtrar esa información o sospechaba de su madre: “No creo que sea ella. Al menos, eso espero”.

La encargada de calmar los ánimos tras colgar la joven era Mila Ximénez. Esta tiene trato con Rocío y era la que salía a echarle un capote: “Por lo que sé, entre Rocío y su hija no hay ningún acercamiento, pero sí que hace un tiempo que Rocío Flores recibe una información de su madre y la quiere contrastar, pero no recibe respuesta”.

Y quien cerraba el tema era el propio Antonio David: “Yo creo que la actitud de mi hija respecto a su madre siempre ha sido la misma, no creo que ahora su relación sea más estrecha a raíz de aparecer en ‘GH VIP’. Creo que en esta situación no tendría que haber intermediarios, porque es la relación de una hija con una madre. Me sabe mal tener que negarle a Lydia”.

Fuente: Leer Artículo Completo