El órdago de la baronesa Thyssen al ministro de Cultura sobre sus cuadros

Se acabaron unas vacaciones que también han sido atípicas para la baronesa Thyssen. Como para todos. De hecho, Carmen Cervera se ha quejado en una entrevista con María Antonia Yagüe que no ha podido descansar. ¿El motivo? Que ha tenido que estar continuamente pendiente de su teléfono móvil, conversando con sus abogados. Porque su paciencia y el tiempo para terminar de negociar el futuro y destino de sus cuadros, está llegando a su fin.

20 años de conversaciones, de acuerdos y desacuerdos sobre las 429 piezas de su colección que han terminado por llevarle a la conclusión de que debe de ser contundente y tajante. Y ese punto y final para tomar una decisión contundente, tiene fecha marcada en el calendario: este 30 de septiembre.

Tita, que dice no conocer personalmente al actual dueño de la cartera de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, pero ese día tendrán una reunión tras la que el futuro de su colección tiene que estar claro. Al menos, así se lo ha contado a la mencionada periodista en ‘LOC’, mostrando seguridad de que hasta aquí han llegado esos tiras y aflojas que han protagonizado titulares en los últimos años.

“Cada ministro de Cultura con el que me toca negociar es distinto pero ya está bien de perder el tiempo. Un día de éstos tengo que ir a Madrid para reunirme con el nuevo titular de Cultura. No conozco a José Manuel Rodríguez Uribes, pero el último plazo para negociar que mis cuadros se queden en España es el 30 de septiembre, veremos a dónde llegamos. Si no, me los llevo, me voy“, son las palabras que recoge el digital, puestas en boca de la baronesa.

Lo cierto es que Carmen había llegado a un acuerdo con el anterior ministro de Cultura, Pedro Guirao, gran entendido en arte. El mismo pasaba por el pago de siete millones anuales a la baronesa en concepto de alquiler de las obras para que no las sacara de España. Pero en enero, Pedro Sánchez le cesó, y las negociaciones partieron de cero con un Rodríguez Uribes al que se le acaba el tiempo para llegar a un acuerdo.

Fuente: Leer Artículo Completo