La reina Isabel II quería que Meghan Markle y el príncipe Harry se mudaran a Sudáfrica

Cuando Meghan Markle llegó a la Corte, los británicos vieron en ella un soplo de aire fresco, pero poco podían imaginar porque aquel entonces los miembros de la Familia Real Británica que aquella mujer natural, alegre y espontánea terminaría poniendo en jaque a la institución. Fue a comienzos de este año cuando los duques de Sussex anunciaron que dejaban sus roles como miembros de la Corona para vivir en América del Norte.

Pero Isabel II tenía otros planes para ellos. Según se refleja en el libro Battle of Brother, del historiador real Robert Lacey, la reina Isabel tenía en mente una solución diferente para tratar de ayudar a la pareja. Quería que el duque y la duquesa de Sussex vivieran en Sudáfrica durante un año o dos, donde podrían trabajar en un nuevo papel dentro de la Familia Real, y alejarse por un tiempo de Reino Unido para evitar el juicio constante en los tabloides.

La reina era conocedora del deseo de Harry y Meghan de llevar una vida normal, algo que le recordó a los primeros años de su matrimonio con el príncipe Felipe de Edimburgo, que pasaron en Malta. La Reina quería brindarles a los Sussex una experiencia similar, al mismo tiempo que les daba el “honor y la responsabilidad” de desempeñar un nuevo papel dentro de la Commonwealth.

En su mente estaba lo especial que era Sudáfrica para Meghan y Harry, ya que era el lugar al que viajaron en su tercera cita, y el príncipe Harry incluso compró un diamante para el anillo de compromiso de Meghan en Botswana. Así que Isabel II pensó que era un buen destino para la pareja y que “Johannesburgo podría ser su Malta”.

Pero el plan que Isabel II había diseñado para ellos no les convenció y optaron por abandonar Reino Unido y renunciar a sus deberes oficiales en lugar de buscar una solución alternativa que les permitiera adoptar un nuevo rol dentro de la institución. Ahora, con el océano Atlántico de por medio y una pandemia mundial, los duques de Sussex están más lejos que nunca de la que un día fue su casa y su familia.




Fuente: Leer Artículo Completo