María Isabel: "He tenido una infancia que ojalá pudieran tener muchos niños"

Tiene 24 años pero entró en nuestras vidas a los nueve, dejando claro que ella ‘Antes muerta que sencilla’. Ahora, después de vivir una fama que le llevó a sonar en Estados Unidos y Japón, vuelve al ataque. María Isabel ya no es la niña que era, viste según la moda urbana y dirige su carrera musical al reguetón. Uñas largas, pelo recogido y poses desafiantes que rompen en sonrisas y risas durante la entrevista.

Ha decidido trasladarse a Madrid y hoy es el primer día de su nuevo destino. Viene con su madre, doña María Isabel. Una mujer encantadora que protege a su pequeña, aunque ya no lo sea, y que se une a la charla por momentos. Nuestra protagonista llega con las ideas muy claras y con 17 kilos menos. Quiere volver a vivir el éxito, esta vez con ella a los mandos y acaba de publicar ‘Tu mirada’.

Corazón ¿En qué momento te encuentras?

María Isabel Pues cumpliendo un sueño y con mucha ilusión. He comenzado a hacer música urbana, que es lo que siempre he llevado dentro. De pequeña era un juego y ahora toca tomárselo en serio.

C. Comienzas etapa, pero ya vienes con mucha experiencia.

M.I. La verdad es que es cierto que he vivido cosas que no todo el mundo ha podido vivir. Eso te da una ventaja, pero la música no está ahora como en aquella época. Todo ha cambiado mucho, aunque me siento una mujer con suerte.

C. Haber triunfado al nivel al que lo hiciste con nueve años ¿es un lastre o una ventaja?

M.I. Tengo admiradores desde los nueve años y me conocen padres, hijos y abuelos que siguen ahí. Eso es sin duda una ventaja.

C. ¿Cuál sería tu estilo de música ahora?

M.I. No tengo un estilo definido porque no hago solo una cosa. Ya hice flamenco, pop e incluso reguetón de pequeña. La canción que acabo de publicar es pop urbano, pero ahora me meto de lleno en el reguetón. Lo llevo escuchando desde pequeña en mi barrio y es lo que más me gusta.

“Me encantaría ser una estrella internacional del reguetón”

C. ¿Escribes tus canciones?

M.I. Sí. No todo al 100%, pero me gusta que las canciones tengan algo mío siempre. En Tu mirada por ejemplo quería que fuese un lenguaje femenino, con un estilo personal y reivindicando a la mujer. Las mujeres no podían cantar letras como los hombres y ahora sí, aunque mis canciones son más light en las letras.

C. Son machistas las letras de reguetón.

M.I. A eso me refiero. El reguetón en su esencia, sí. La parte más urbana de hace años denigraba bastante a la mujer y encima ellas no podían cantar. Cuando llegaron Don Omar y Daddy Yankee la cosa cambió. Se convirtieron en canciones de amor. Ahora sí cantan las mujeres, pero con el trap se ha vuelto al origen, a las letras más explícitas. Yo prefiero que mi música sea más suave.

C. Has cambiado de estilo e incluso físicamente. ¿Hay algún motivo?

M.I. La parte física ha sido porque he decidido cuidarme. Quería hacer deporte y verme más sana. ¡He perdido 17 kilos! (risas) Fuera fritos, pan y casi toda la carne. Como mucho pescado. Y el estilo ha sido siempre el mío. Aunque a veces vistiera lunares y tacones, siempre me ha gustado este look que ves ahora. A nivel personal, con la edad, cambias mucho como todo el mundo. La forma de pensar y de afrontar la vida.

C. Así que si hay que ponerse de faralaes para la feria, te lo pones y ya está.

M.I. Sí, por supuesto. Es cierto que este año no me lo he puesto, pero lo seguiré haciendo, claro. No se me olvida de dónde soy ni de dónde vengo.

C. ¿Qué queda en ti de la María Isabel que ganó Eurojunior con nueve años?

M.I. Uy, pues mucho. Sigo siendo muy ‘echá palante’, soy risueña, me sigue apasionando la música y subo al escenario con la misma ilusión que hace 15 años. Ese ha sido mi mundo siempre. Soy amiga, familiar y muy fiel.

C. La sonrisa de María Isabel sí ha cambiado, ahora estás más seria en las fotos…

M.I. (Risas) Sí, bueno. Quien me conoce sabe que me paso el día riéndome, pero es verdad que en este estilo de música las caras son más duras.

C. Vamos a 2004. ¿Cómo se vive ese éxito?

M.I. Para mí era un juego. No lo asimilaba como algo tan excepcional. Para mis padres sí fue más duro. Estados Unidos, Sudamérica y hasta en Japón triunfó Antes muerta que sencilla. Para mí eran como excursiones a las que iba a cantar.

C. Preguntemos a María Isabel madre, ¿cómo vivió ella ese momento?

M.I. Uy, imagínate. Uff. Fue muchísimo trabajo. Siempre estábamos viajando los fines de semana porque lo único que teníamos claro era que entre semana tocaba ir al colegio. Fue sacrificado, pero lo pasamos muy bien.

C. ¿No os daba miedo?

María Isabel madre A mí se me hacía muy grande por momentos, pero mi marido lo gestionaba muy bien.

M.I. Ella de adolescente me decía que si salía por ahí no me tomara un cubata delante de nadie. Vaya que me vieran y me hicieran una foto. (Risas).

C. Llegaste a hacer hasta cine.

M.I. Sí. Hice Angeles S.A. con doce años. Una película de Eduardo Bosch con Pablo Carbonell, Óscar Casas o Anabel Alonso. Fue una aventura muy divertida.

C. E incluso fuiste modelo.

M.I. También. Hice moda flamenca y desfilé con Vitorio & Lucchino.

C. Hay unos años en los que paras todo. ¿Qué pasó ahí?

M.I. Bueno, fue la adolescencia. Se juntó que tenía y quería estudiar y que surgieron muchas inseguridades. No sabes qué hacer con tu carrera, si seguir con un tipo de música u otra. Le cogí hasta miedo a subir a un escenario por inseguridad. Yo decido, fue un disco con el que no estaba contenta Ahí decidí parar.

C. ¿Cómo se compagina una carrera profesional con ser una niña?

M.I. Muy sencillo. Teniendo a mis padres al lado. Ellos me dieron la normalidad dentro del boom de ese momento. He tenido una infancia que ojalá pudieran tener muchos niños.

C. Lo mejor y lo peor de tu carrera.

M.I. Lo peor fue el momento en el que mis ,padres me dijeron que había que parar para estudiar y formarse. No lo llevé bien, pero ahora no puedo más que agradecérselo. Menos mal que me dejé aconsejar por ellos. Lo mejor, pues que cada día era diferente con la música.

C. Pensaba que me ibas a decir lo de tener una estatua en tu pueblo.

M.I. (Risas). Es que es verdad, tengo una estatua en Ayamonte. Yo era muy pequeña y me hizo mucha ilusión, pero te confieso que mi madre no quería.

María Isabel madre Es que los monumentos se le hacen a las personas cuando ya no están. Pero el alcalde se empeñó y decía que era mejor tenerla en vida.

C. Tendréis anécdotas de todo tipo.

M.I. Un montón. Recuerdo un niño de Alicante que tuvo un accidente y quedó en coma. Parece ser que le gustaba mucho mi música y su tía, después de un tiempo en coma, decidió ponerle unos cascos con mi música. Y resulta que el niño reaccionó y empezó a moverse.

C. ¿Estás harta de que te pregunten por ‘Antes muerta que sencilla’?

M.I. Yo, no. Habrá artistas que estén hartos de su gran éxito, pero yo no. Estoy orgullosa.

C. ¿Has tenido problemas en las redes sociales?

M.I. Bueno, siempre hay gente que te apoya y otros que no. A mí, mientras que hablen de una, perfecto.

C. ¿Con quién compartirías escenario?

M.I. Con Beyoncé (risas). Siempre ha sido mi artista favorita. Ella sí es mi referente. En España me encantaría con Lola Índigo, amiga y mujer valiente.

C. Te veremos en Madrid, ¿no?

M.I. Sí. Qué nervios. Es un sacrificio muy grande para mí porque me tira mucho Andalucía, pero soy valiente.

M.I. Yo lo llevo fatal. No sé cómo va a ser separarme de ella, pero yo solo quiero que ella sea feliz.

Fuente: Leer Artículo Completo