Marta Chávarri, el gran y trágico amor de Fernando Falcó: it girl de los 80, amante de la noche y protagonista de la infidelidad más sonada de la época

Por aquel entonces España vivía el pelotazo: Marbella, champán por doquier en todas las fiestas y una jet set de la que poco se sabe en la actualidad. Los años ochenta fueron catódicos a muchos niveles: no, no había redes sociales pero los escándalos, ya puestos, eran aún mayores. Bisnieta del Conde de Romanones e hija de diplomático, Marta Chávarri fue la it girl (y una de las mujeres que marcó la vida de Fernando Falcó) indiscutible de esos años. Estilo digno de aristócrata, looks icónicos, golpe de melena rubia al viento -pura tendencia en la actualidad- y un espíritu libre que acabó, por la presión mediática, en una retirada de la vida pública después de diez años en el foco de la tormenta, “Salía de mi casa en el maletero del coche para evitar que me siguieran”, así recordaba su época dorada la exmujer de Fernando Falcó, marqués de Cubas en 2013 para Vanity Fair.

“Dejé de acudir a fiestas y me aparté de los focos porque no podía soportar la fama ni a la prensa. Me siguieron durante diez años y fue insoportable. No me compensa la popularidad, no quiero protagonismo ninguno. Ya lo tuve y acabé harta, por eso me retiré”, una infidelidad digna de telenovela, una imagen sin ropa interior en Interviú y un accidente que le dejó secuelas físicas fueron los ingredientes para que la que fuera estrella de la noche cuatro décadas atrás dejara definitivamente la vida pública sin mirar atrás.

Poco queda ya de esos años fulgurantes de las altas esferas: el pasado martes, Fernando Falcó falleció después de una larga enfermedad solo un mes y medio despúes de que Jaime Carvajal Hoyos, marido de Xandra Falcó muriera de forma inesperada debido a un infarto. Estas pérdidas llegan siete meses después del fallecimiento de Carlos Falcó, marqués de Griñón, hermano del marqués de Cubas. Pero Marta Marta Chávarri, había desaparecido mucho antes de que estos fatídicos desenlaces tuvieran lugar de la vida social. No se sabe nada de ella desde que en 2013 sufriera un accidente en el baño de su casa que le provocó una parálisis facial que ha reducido al mínimo su círculo de amistades, su vida social y su presencia pública, incluso, con sus amigas de toda la vida. Según fuentes cercanas a Chávarri, la frase que más repiten sus conocidos es “no sé nada de ella desde hace muchos años”.

Pareja de moda en los 80

Marta Chávarri y Fernando Falcó, marqués de Cubas se casaron en 1982 después de un noviazgo breve pero intenso que acabó, como era menester, en una boda digna de recuerdo. Fernando era por aquel entonces no solo un partidazo, sino uno de los solteros de oro más codiciados: marqués de Cubas, amigo íntimo del rey Don Juan Carlos y tándem inseparable de su hermano Carlos Falcó, que también levantaba miradas allá por dónde pasaba. El matrimonio tuvo un único hijo: Álvaro Falco, (36) que tras la muerte de su padre, heredará el título nobiliario de marqués de Cubas. Como dirían si cruzamos el charco, “the apple doesn’t fall far from the tree”, y el joven publicista también sale con una it girl, pero de la época 2.0: poco queda ya del papel couché. Hija de Philippe Junot, ex de Carolina de Mónaco, Isabelle es la pareja de Álvaro desde 2018.

No obstante, como en todas las grandes historias, el matrimonio, que a priori parecía perfecto, escondía muchos secretos: a finales de los años ochenta, Marta protagonizó uno de los escándalos románticos (y financieros) más polémicos que se recuerdan. Unas fotografías en Viena saliendo de un hotel con Alberto Cortina, consejero delegado de Construcciones y Contratas, marido de la multimillonaria Alicia Koplowitz desataron la vorágine. Los tabloides hicieron números y números con este affaire que acabó con el matrimonio de Marta, pero también con otros dos: el de Alicia Koplowitz e inesperadamente, también con el de su hermana Esther años después, a la que su marido Alberto Alcocer engañaba con Margarita Hernández, secretaria de Javier de la Rosa. Para echar más leña al fuego: los dos hombres infieles eran primos. De una doble infidelidad, apareció una boda sorpresa en 2003, cosas del destino: Esther Koplowitz y Fernando Falcó se dieron el ‘sí quiero’ en un enlace muy íntimo para sorpresa de medio mundo, sobre todo para Marta.

Mientras el escándalo de la infidelidad de Chávarri estaba en boca de todos, una fotografía de ella en una discoteca madrileña sin ropa interior apareció en la portada de Interviú. Se había rizado el rizo y la bisnieta del Conde de Romanones no tenía escapatoria para los paparazzi. Incluso, llego a aparecer en un tabliode inglés bajo el título “The knickerless marchioness”: la marquesa sin bragas era portada de alcance internacional.

La foto, como todo, tuvo sus consecuencias: Chávarri demandó a la publicación y esta tuvo que pagarle 34 millones de pesetas por violación de la intimidad. Aunque su lucha judicial no acabó ahí, ya que también demandó a la revista Época cuando esta se hizo eco de unas conversaciones íntimas entre ella y Alberto Cortina. También gano. Pero perdió la custodia de su hijo y su marquesado cuando se casó con Cortina en 1991. Cuatro años de matrimonio que acabaron en separación y en una muy mala relación con el marqués de Cubas. “Cuando me fui con el señor Cortina renuncié a mi hijo. La que se iba era yo, no iba a quitarle también a su hijo”, reconoció para Vanity Fair poniendo de manifiesto que en ocasiones, la pasión tiene un precio muy alto.

Ahora, la que en 1988 fue coronada ‘Lady España’ por la duquesa de Alba vive apartada de la aristocracia, las portadas y los focos. Más feliz que nunca, según los que aún tienen el placer de pertenecer a su círculo más íntimo. Pero en la más absoluta discreción.


Fuente: Leer Artículo Completo