Mila Ximénez reaparece por sorpresa en el plató de ‘Sálvame

A mitad de junio, Mila Ximénez nos dejaba con el corazón en un puño. La colaboradora de ‘Sálvame’ entraba en directo por teléfono para anunciar que padecía cáncer de pulmón. Desde entonces, apenas había realizado un par de intervenciones por la misma vía, pero ayer era un día especial. Su gran amigo Kiko Hernández celebraba su cumpleaños y quiso darle una sorpresa.

Mila apareció en el plató y sus compañeros no pudieron evitar la emoción. Sin pasar ni siquiera por maquillaje y peluquería, se acercaba a Hernández: “Feliz cumpleaños, me enteré muy tarde de lo de ayer, que estabas mal, porque duermo todo el día. Te quiero mucho y echo de menos, quería decírtelo personalmente y quería darte un abrazo”. Una muestra de cariño enorme que él agradeció.

90 días después de su última aparición en ese escenario, además aprovechó para hablar de cómo se encuentra y cómo va con ese tratamiento con el que trata de frenar la enfermedad. “Estoy bien y voy a estar mejor. Yo también tengo que cumplir años”, le decía a Kiko mirándole a los ojos y provocando el momento más emotivo de la tarde.

Mila detallaba que el miércoles tiene una prueba muy importante para saber si todo está marchando de manera correcta, según los planes de los médicos: “Si sale bien es que estoy mejor, y si sale mal, como dice María Jiménez, se le saluda. Esto es un tropiezo más, es un escalón más que hay que subir y lo subo de dos en dos”.

Yo no estoy enferma, mi cuerpo tiene algo que no funciona”

“Necesito saber ya que estoy bien, no quiero tener vida de enferma. Le he prometido a Alba que voy a salir de casa y a hacer cosas, y no puedo dejarme vencer. Yo no estoy enferma, mi cuerpo tiene algo que no funciona. Tengo carácter, alegría, amigos, funcionalidad y muchísimas ganas de vivir. Mi oncóloga me dice que soy una valiente y yo le digo que no tengo más remedio que serlo porque hay mucha gente que quiere verme viva”, continuaba relatando. Y añadiendo que, esa fuerza, se la han dado su hija y sus nietos, con quienes ha pasado buena parte de este verano.

“Esto me tiene paralizada y ya se acabó, pase lo que pase y sea lo que sea voy a estar de pie siempre. Te juro que voy a decir: ‘He tenido un cáncer, he superado un cáncer'”, proseguía Mila, que también reconocía que había tenido sus momentos de bajón desde que se lo diagnosticaron, llegando a pensar en tirar la toalla: “Le llegué a decir a María Patiño que incluso quería abandonar el tratamiento, porque no quería vivir como una enferma… Pero de eso nada, necesito levantarme y funcionar”.

Fuente: Leer Artículo Completo