Mireia de ‘O.T.’ cuenta el infierno que ha vivido en su matrimonio: “Psicológicamente estaba muy machacada”

Mireia Montávez desvela el calvario que vive por culpa de su marido. La cantante, popular por su paso por la primera edición de ‘Operación Triunfo’, acudió a ‘Sálvame’ para explicar el infierno que ha vivido por culpa de su esposo. En una emotiva charla con Paz Padilla, la que fuera componente de ‘Fórmula Abierta’ cuenta cuándo decide pedir ayuda. “Yo me amoldé porque los últimos años éramos como compañeros de piso, no éramos nada y te haces a ello, para mí era mi vida y ya está. Pero gracias a mi trabajo, a la empresa en la que estoy de limpiadora, al poder salir de casa, ver a gente, estar con mis amigos y poder contar discusiones, cómo me sentía, lo que estaba pasando y la gente me empieza a decir ufff” y añade que, para ella eso, era lo normal.

“En el momento de la relación no me insultaba pero me sentía una persona nula, todo lo hacía porque él decía que era lo bueno para mí. Yo ahí estaba pero lo peor fue cuando decidí separarme y pedirle el divorcio, ahí es cuando empezó lo más duro”, afirma y pasa a relatar los duros momentos. “Fue un poco de todo, psicológicamente estaba muy machacada, las discusiones, eran gritos, malas formas, malas palabras… No descansaba llegaba tarde al trabajo, en el último mes llegué a perder casi 15 kilos, fue todo muy rápido y a la vez muchas cosas malas dentro de casa”, cuenta.

La cantante decidió denunciarlo el pasado marzo días después de salir de casa con sus hijos y casi con lo puesto. “Él me decía que me fuera yo. Una tarde la abogada me dijo que, llegados a ese punto, cuando él volviera esa noche, no estuviéramos en casa. Así es que, en una hora, cogí a mis hijos, algo de ropa y nos fuimos”, relata la artista. Mireia decidió salir de su casa para comenzar una nueva vida aunque su marido no se lo pone nada fácil y desvela por qué ha decidido hablar ahora. “Tengo miedo. No puedo ni verle. Hubo una vista porque él me cortó el teléfono, sacó el dinero de las cuentas… Como salí rápido de casa, cuando volví a por mis cosas había cambiado las cerraduras y no tengo nada mío, ni recuerdos de mis hijos, ni míos no tengo absolutamente nada. Fue un momento muy difícil pero lo viví sola, con mi familia y mis allegados. Pero llega un momento que él hace unas declaraciones públicas a un periódico diciendo una sarta de mentiras y ahí me veo obligada a salir y hablar de lo que yo no quería. Es mentira todo lo que cuenta. Yo quería que lo vean otras mujeres u hombres, que se puede salir, porque dejes de querer a una persona, no tiene derecho a querer arruinarte la vida como me está pasando a mí”, asegura.

Según el testimonio de la cantante, su marido sigue intentando arruinarle la vida. “Llama a todo el mundo para contar mentiras sobre mí, incluso ha llegado a atacar directamente con palabras muy feas a uno de mis mejores amigos que es para mí fundamental, meterse con su orientación sexual para que dejase de ayudarme y se alejara de mi lado” asegura y reconoce que lo denunció para pedir una orden de alejamiento. “Sí, cuando pasó lo del teléfono, la casa, las cosas… Yo no pedía nada, solo quería estar tranquila y empezar de cero. Solo pedí una orden de alejamiento pero me la dieron por nula porque ya había salido de la casa, en la vista lo consideraron un grado medio de acoso. Por eso la Guardia Civil está pendiente y me llama y me ayuda”, afirma y aclara que, como fue una vista, para seguir adelante con el proceso judicial, debían declarar sus hijos y no quiere que pasen por ello.

A pesar de las dificultades, Mirea tiene nueva pareja y, aunque pensó que no podría salir adelante, lo está consiguiendo. “Ahora estoy súper feliz, tengo mi trabajo y el trabajar, limpiar, desconectar, conocer a gente, los nuevos proyectos que saldrán… Mando un saludo enorme a las limpiadoras porque hacen una labor enorme y ha sido muy difícil durante el Covid ese trabajo. Yo tengo fibromialgia, voy muy cansada porque no es un trabajo que me venga nada bien pero aún estando súper cansada estoy muy feliz”, dice.

Fuente: Leer Artículo Completo