Sara Carbonero e Iker Casillas se separan y no hay ni terceras personas ni escándalos, el desgaste de la vida y los problemas cotidianos acaban con su historia de amor… Y es el fin de una era

La revista Lecturas ha sido la última en darle el finiquito a la relación de 11 años de Sara Carbonero e Iker Casillas. Según esta publicación la pareja lleva meses sin convivir junta y los amigos más cercanos y la familia ya saben que la pareja se va a divorciar. Como prueba de esta separación la revista Lecturas afirma que unos días después de que la periodista recibiera el alta tras su última intervención quirúrgica en la Clínica Universitaria Navarra de Madrid, la pareja fue vista comiendo con una amiga de Sara Carbonero, peroal finalizar la misma que cada uno se fue por su lado.

Sara Carbonero e Iker Casillas: una pareja asediada por los rumores de crisis matrimonial

Los rumores de separación bombardean a la pareja desde que regresaron de Oporto y se instalaron en Madrid. Incluso en la televisión la presentadora Paz Padilla llegó a decir que llevaban semanas viviendo separados. La teorías de la ruptura silenciosa y extraoficial de Iker Casillas y Sara Carbonero afirman que ella está instalada en la casa familiar, en la exclusiva urbanización La Finca de Madrid, y que él se ha instalado en un nuevo apartamento en la zona de Pintor Rosales.

Por su parte la pareja nunca ha confirmado ni desmentido los rumores de crisis matrimonial, pero es que son muy poco dados a las declaraciones públicas últimamente. Por ejemplo, el pasado 10 de febrero Sara Carbonero fue ingresada en la Clínica Universidad de Navarra de Madrid y todos los medios dieron por hecho que la intervención a la que fue sometida tenía que ver con una recaída en el cáncer de ovario que le detectaron en 2019. Pero ni la representante de Sara Carbonero ni ella misma ni el entorno más cercano a la pareja dijeron nada al respecto, una actitud completamente opuesta a cuando a Sara se le diagnosticó el cáncer, momento en el que la periodista habló sin tapujos de su enfermedad.

Ni ellos ni su entorno dicen nada sobre la ruptura

Con la crisis matrimonial de Sara e Iker la política de no comunicación ha sido la misma: la pareja que se dio un beso en público en plena retransmisión del Mundial confirmando su relación a medio planeta ahora no declara nada acerca de los rumores de ruptura y divorcio.

Si buscamos pistas en sus respectivas cuentas de Instagram, Iker Casillas felicitó el último cumpleaños a su mujer con un “hay que bailar hasta el final” a lo que ella contestó con un sencillo “por supuesto”. Para muchos este fue el mensaje en clave que confirmó que ya no están juntos. Pero la realidad es que Iker Casillas fue el encargado de recoger a una sonriente Sara Carbonero cuando en febrero le dieron el alta y esa es la relación que muestran de cara al público. Queda por ver si todos estos gestos de aprecio y cariño son en realidad los restos de una relación de amor que se ha terminado o si todo entre Sara e Iker marcha bien aunque nos empeñemos en pensar lo contrario.

Fuente: Leer Artículo Completo