"Solo Ana y yo sabemos el dolor por el que hemos pasado". Alessandro Lequio también rompe su silencio sobre la muerte de su hijo

Este miércoles nos despertábamos con Ana Obregón en la portada de la revista ‘Hola’. Ofrecía, de este modo, su primer posado y su primera entrevista desde que, hace seis meses, perdiera a su hijo, Álex. Ese nexo que le unía, para siempre, a Alessandro Lequio. Tras leer esas palabras de Ana, en las que relataba la dureza de estos meses, pero sobre todo lo los último días de vida del joven, el colaborador de Telecinco también ha roto su silencio.

Porque, hasta ahora, ambos se habían desahogado en las redes sociales (él, de manera más tímida que ella), pero no se habían pronunciado con tanta contundencia de cara a la opinión pública. Es obvio que todos entendemos que han pasado por un infierno, por un calvario, pero nadie se puede hacer una idea de ese dolor real al que ambos se han referido hoy.

Alessandro hablaba, por supuesto, a colación de esa entrevista de su expareja. En ‘El programa de Ana Rosa’, donde es colaborador (pero donde hasta la fecha no se había abierto con respecto a este tema). “Por mucho que nos abracen, y la verdad que lo agradecemos muchísimo, solo Ana y yo entendemos por lo que estamos pasando“, decía de una manera más que rotunda, añadiendo que lo que están sintiendo es un “dolor eterno”.

Cada uno llevamos el dolor como podemos”

“Cada uno llevamos el dolor como podemos”, verbalizaba, dejando claro que su “opción la conocéis perfectamente: vivirlo por dentro sin compartirlo”. Así es como lo ha hecho hasta ahora y así es como seguirá siendo, más allá de este par de frases, inevitables tras la presencia de Obregón en esa portada, hablando de cómo ya está manos a la obra para poner en marcha la Fundación Álex Lequio.

Sus compañeros han permanecido en el más estricto silencio durante la intervención de Alessandro, pero, una vez ha terminado, Ana Rosa Quintana ha querido dedicarle unas palabras a Obregón: “Ana intenta seguir adelante y una de las formas de salir es abrirse y contar. Contar es también terapéutico, curativo… Yo espero que, poco a poco, ese dolorque nunca se va a pasar, se vaya mitigando”.

Fuente: Leer Artículo Completo