Todos los secretos de su vida que Tamara Falcó ha desvelado con naturalidad desde que es colaboradora de televisión

A riesgo de ser reiterativas, incideremos en el hecho de que Tamara Falcó tiene una naturalidad arrolladora. De esas que le hacen decir lo que se le pasa por la cabeza, incluso cuando hay una cámara delante. Siempre ha sido así, pero su paso por ‘MasterChef Celebrity’ nos refrescó la memoria. Y su fichaje por ‘El Hormiguero’ se ha convertido en una ventana que nos permite mirar hacia dentro de los detalles más mundanos de su día a día.

Tamara ya explicó que a ella le gusta decir siempre la verdad. Que lo considera un arte. Un concepto que nos sirve para entender por qué actúa como lo hace delante de la prensa (una cualidad, dicho sea de paso, que le ha servido para ganarse a los profesionales de los medios, entre los que despierta grandes simpatías). Y por qué, como hemos comentado en otras ocasiones, en su casa miden lo que le cuentan, para que no deje al descubierto los secretos familiares por su sinceridad sin límites.

También contaba hace unos días que, a pesar de la cantidad de sesiones de fotos que lleva a sus espaldas y viniendo de la saga de la que viene, le cuesta estarse quieta y conseguir ese resultado perfecto que llega a nuestras manos en las revistas en las que aparece. Es nerviosa. Mucho. Y eso genera muchos problemas a la hora de conseguir ese disparo de ‘flash’ al que no se le ponga ni una pega.

Este jueves, lo que desvelaba es la devoción que siente por el servicio doméstico que tiene su madre en Villa Meona. Porque, si hay alguien a quien admira por el trabajo que desempeña para Isabel Preysler, es por el mayordomo que lleva a su lado casi toda la vida. “No es fácil llegar a ser un buen mayordomo“, sentenciaba sobre esa tarea que hace a la perfección este hombre que está entre toda esa gente que trabaja en casa. De hecho, a ella lo que se le hace raro es cuando no hay nadie por los pasillos.

El tema salía a la luz porque Falcó desvelaba que, en estos momentos, están realizando una obra en la cocina que les ha obligado a buscar un plan B para preparar la comida. En concreto, una carpa de la que Tamara se ha adueñado: es lo que tiene alzarse con un premio en un concurso de cocina… No solo eso, sino que, además, se permitía la licencia de bromear con el hecho de que su madre sea imagen de Porcelanosa desde mucho más atrás de lo que recuerda nuestra memoria: “Nos estamos apañando en la cocina que tenemos en la carpa. Pero todo va muy rápido, es que mi madre tiene un poco de enchufe en las cocinas“.

Así es Tamara, que en menos de un mes se convertirá en marquesa de Griñón, tal y como se publicaba este martes en el BOE y después de pedir de manera formal el título para cumplir con la última voluntad de su padre. Seguirá desvelando esos pequeños detalles con los que nos sorprende, porque, a pesar de llevar toda la vida siendo carné de crónica social, siempre tiene algo más que ofrecernos.

Fuente: Leer Artículo Completo