Ahora que no podemos ir al gimnasio, este entrenamiento sin equipamiento te ayuda a quemar grasa a tope

Seguro que el término te suena. Es muy posible que en el último año hayas escuchado hablar de él, pero tal vez todavía no hayas probado sus beneficios. Pues bien, amiga, la calistenia debería entrar en tu rutina de ejercicio desde ya. Y para adentrarnos en su universo empecemos por el principio: ¿qué es?  Podríamos calificarlo como un sistema de entrenamiento en el que trabajamos con el peso de nuestro propio cuerpo. Por tanto, no necesitamos pesas ni otro equipamiento, y lo podemos practicar en casa, ya que aún no podemos pisar los gimnasios. ¿Te pica la curiosidad? Pues permanece atenta, porque los expertos de Beatfit nos han explicado sus claves. 

View this post on Instagram

When you catch them giving you the up-down 💁

A post shared by Victoria Sport (@victoriasport) on

La gran diferencia. 

Si te preguntas qué tiene de especial este método frente a otros viejos conocidos, hallarás la respuesta en la manera de moldear los músculos: "Al contrario de lo que se busca en los gimnasios (aumentar la masa muscular trabajando los músculos de forma aislada con máquinas) en la calistenia se trabajan grupos musculares y progresiones de ejercicios de más sencillos a más complicados", explican desde Beatfit. De este modo, los beneficios que obtenemos, son más completos:

1. Aumenta tu resistencia muscular.

2. Quemas grasas y pierdes peso. 

3. Elevas tu fuerza y tu potencia muscular.

4. Adquieres más flexibilidad.

5. Mejoras tu postura corporal.

© Cortesía de Beatfit

Ejercicios para empezar. 

Entre las muchas opciones que puedes realizar con la calistenia, vamos a centrarnos en tres opciones para principiantes que te ayudarán a coger el ritmo. 

Para trabajar todo el cuerpo: Vamos a comenzar con la plancha. Ya sabes, hay que apoyarse en los antebrazos y en las puntas de los pies dejando el cuerpo estirado y bien recto. Desde Beatfit recomiendan "aguantar 30 segundos, reposar y en la siguiente serie aumentar 5 segundos más".

Para centrarnos en el abdomen: Nos tumbamos boca arriba sobre una colchoneta con las manos estiradas a lo largo del cuerpo y las piernas dobladas. Elevamos las rodillas hacia el pecho sin arquear la espalda ni levantar los glúteos. En este caso debemos hacer "15 repeticiones y descansar 10 segundos. Con este ejercicio se tonifica el vientre y a demás se fortalece la zona pélvica".

Para darle caña a glúteos y caderas: El puente de glúteos será nuestro elegido. En la misma posición que en el ejercicio anterior, elevamos la pelvis contrayendo al mismo tiempo los glúteos y asegurándonos de que el peso del cuerpo se mantiene sobre los talones y no se lleva hacia el cuello. Aguantaremos 10 segundos y realizaremos 10 repeticiones. 

¿Lo ves? De momento, el gimnasio puede esperar. 

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo