Cómo cuidar la piel con mascarilla en primavera

Ya es primavera. Y no solo se sabe porque el sol haya salido para quedarse y ya haya llegado el momento de no parar de estornudar, sino porque la piel también está sufriendo cambios y no precisamente para bien.

A pesar de que la mayor parte del tiempo de la primavera el clima es agradable, durante ella también se producen cambios bruscos de temperatura, y no de un día a otro, sino, especialmente, dentro de la misma jornada. Esto hace que la piel se irrite, cuartee y desescame.

Como señala Anna Alocén, licenciada en Ciencias Químicas y Master en Dermofarmacia y Cosmetología, las pieles normales se pueden convertir en grasas con el aumento de las temperaturas: “El cutis se siente más oleoso y más pesado, y con la exposición solar se pueden producir pequeños brotes de acné y manchas en la piel”, apunta la responsable de I+D+i de The essentials.

A ello, además, esta primavera hay que sumar que lucimos la mascarilla, que ya de por sí irrita la piel, la ensucia y el roce con ella hace que brote el acné. Según el Dr. Xavier Noguera. “La suciedad, el sudor, la grasa y las bacterias de la piel son nuestros enemigos al usar mascarilla“, destaca. Por tanto, “son los responsables de crear el perfecto clima para la obturación de los poros y, consecuentemente, la aparición del acné”. Pueden hasta aparecer “pequeñas pústulas que producen eritema y picor, siendo necesario algunas veces antibiótico tópico”, añade.

Por eso, es fundamental cambiar desde ya radicalmente de rutina de belleza y adaptarla, como se hace con el armario, a la nueva temporada.

Limpieza

Uno de los aspectos clave para cuidar de nuestra piel, en cualquier época del año, es la limpieza de la piel. “El uso de un buen limpiador evita la acumulación de grasa y limpia los poros”, señala Alocén. La limpieza facial diaria también “ayuda a eliminar los rastros de polución presentes en el aire”, añade el Dr. Noguera. Será la clave para que el resto de la rutina funcione.

Tratamiento

Después de la limpieza, Anna aconseja el uso de sérums, que son ligeros y revitalizan el cutis. Y es que, con la aparición de los primeros rayos de sol hacen lo propio también las arrugas, que comienzan a notarse más, por lo que “si aparecen arrugas en la piel se puede usar un sérum con efecto antiedad”, estos serán preventivos y también tratarán.

Protección

A pesar de que en invierno su uso pueda parecer innecesario, los expertos recalcan la importancia de usar protección solar todo el año porque los rayos y especialmente los dañinos siempre están ahí. “Si no te gusta aplicarte protector solar, en el mercado hay muchas opciones de crema que ofrecen esta función”, apunta Anna Alocén. Si queremos evitar la aparición de manchas y otros daños solares, debemos usar una protección alta de 50 o +50 tal y como recomienda la experta.

Maquillaje ligero

A la hora de maquillarnos, es recomendable el uso de productos ligeros que no obturen los poros y como consecuencia todo acabe en acné. Además, “es muy importante desmaquillarse por la noche para evitar empeorar la obturación de los poros con la acumulación de maquillaje”, recuerda Alocén.




Fuente: Leer Artículo Completo