Dieta militar para perder peso: lo que piensan los nutricionistas

Un nuevo verano, una nueva dieta que se pone de moda prometiendo resultados rápidos. Esta vez le ha llegado el turno a la dieta militar, la cual puede que te suene de las redes sociales: en Instagram aparece el hashtag #militarydiet más de 57.000 y en Google el término ha incrementado sus búsquedas en un 130%. Y no es de extrañar: un plan de alimentación con un nombre así de curioso que además promete ayudarnos a perder unos cinco kilos en una semana… pues suscita curiosidad.

Pero antes de contarte más sobre esta dieta, queremos recordarte algo importante: perder tanto peso en solo siete días no es saludable. De hecho, las recomendación general para las mujeres es perder entre medio kilo o un kilo por semana, respetando una ingesta de unas 1.400/1.500 calorías. Además, la nutrición no es lo único que influye en la pérdida de peso, también lo hace el ejercicio —se ha demostrado que el entrenamiento de fuerza es especialmente útil para quemar grasa—.

Así que, cuando oigas hablar de dietas para perder peso sustancial en poco tiempo, te recomendamos que antes de seguirlas consultes con un experto. Que es precisamente lo que hemos hecho nosotras para saber más sobre la dieta militar, el último fenómeno del verano.

¿Qué es la dieta militar?

También conocida como la dieta de la marina o la dieta del helado, se trata de un plan de alimentación bajo en calorías, para perder peso rápido. Una dieta similar al plan 5:2 del ayuno intermitente. “Esta dieta se centra en un plan de ingesta de calorías y en “alimentos químicamente compatibles”, nos explica la nutricionista Clarissa Lenherr. “Es decir: que trabajan juntos para favorecer la pérdida de peso”.

Funciona de forma cíclica: se reduce la ingesta de calorías durante tres días de la semana, y después tienes cuatro días para comer con normalidad (aunque todavía se recomienda consumir alimentos bajos en calorías en estos días). Los menús de comidas varían de 1000 a 1400 calorías por diarias.

Tres días con un menú bajo en calorías, cuatro comiendo de forma normal.

Esto significa que tu cuerpo se ve obligado a tener un déficit de calorías y, a su vez, a quemarlas. “Los déficits calóricos obligan al cuerpo a generar energía a partir de la grasa almacenada, y aunque es un mecanismo de supervivencia que los humanos desarrollaron durante la evolución, puede provocar estrés crónico, desequilibrios hormonales y deficiencias de nutrientes si se realiza durante demasiado tiempo ‘, nos explica la terapeuta nutricional Marilia Chamon.

¿De dónde viene la dieta militar y por qué se llama así?

No está confirmado su origen exacto, aunque los rumores apuntan a que esta dieta se originó en el ejército estadounidense para que los militares se mantuvieran en forma. Pero puede que no sea así. La nutricionista Lauren Windas señala que en realidad un soldado necesitaría una ingesta mucho mayor de calorías para poder resistir las horas de entrenamiento que realizan. “No se ha encontrado una relación clara entre esta dieta y el ejército”, dice. De hecho es al revés: una revisión publicada en la revista médica Philosophical Transactions of the Royal Society, demostró que la falta de una dieta equilibrada conduce a un bajo rendimiento militar “.

Según apuntan desde la página oficial de esta dieta: “No fue desarrollada en una base secreta del ejército por un equipo de científicos. Se denomina dieta militar porque se necesita disciplina y resistencia para lograr resultados, al igual que en el ejército “.

¿Cómo sería un día siguiendo el menú de la dieta militar?

Como mencionado, el objetivo principal de la dieta militar es tomar alrededor de 1.000 calorías durante tres días a la semana, lo cual es significativamente más bajo a lo que los expertos recomiendan para las mujeres (unas 2.000).

Según apuntan desde su web, la ingesta diaria de alimentos podría ser así:

Desayuno de dieta militar

Comida de dieta militar

Cena de dieta militar

Este sería el menú para el día que toque ingerir 1.400 calorías. También recomiendan sustituir estos alimentos por otros, como los huevos, el queso cheddar, las galletas saladas y los perritos calientes. Como puedes ver, carece de una gran cantidad de frutas y verduras frescas.

Dieta militar: así se estructurarían los tres días de la semana en los que se deben reducir las calorías

Los siguientes cuatro días se come de manera normal, aunque sugieren que no se pase de 1.500 calorías. Algo que, de nuevo, va en contra de las recomendaciones.

¿Se puede hacer la dieta militar siendo vegetariana o vegana?

Sí, el objetivo es claro: puedes sustituir cualquier alimento que no te guste o prefieras no comer, siempre y cuando cumplas con tu límite diario de calorías. En su web incluso puedes encontrar una lista de sustituciones y una guía para vegetarianos o veganos que, que ofrece ejemplos detallados de cómo deberían ser (aproximadamente) los tres días restrictivos.

Sugieren sustituir el atún por almendras o tofu, el pan por semillas de girasol o el helado de vainilla por zumo de manzana. Ahora, bien, no queda claro de qué experto en nutrición vienen estos consejos que ofrecen.

Dieta militar: pros y contras

Le hemos preguntado a los expertos y coinciden en que, básiscamente, hay dos ventajas con la que cuenta esta dieta: es sencilla y es asequible. “Para algunas personas puede resultar fácil de seguir ya que en la web te proporcionan todos los menús”, explica Windas. “Y estos son asequibles, ya que requieren la mínima preparación y los alimentos son básicos.

Pero parece que ahí es donde se quedan todas sus ventajas. Sus contras, por otro lado, son mayores:

Fomenta la obsesión por contar calorías

Como dice Windas, “requiere contar e ingerir unas 1.000 calorías durante tres días a la semana, lo cual es notablemente menor que las 2.000 calorías diarias recomendadas para las mujeres”.

Simplifica en exceso la nutrición

Su enfoque parece ser las calorías, sin tener en cuenta la necesidad de micronutrientes, vitaminas y minerales del cuerpo. “La principal preocupación que tengo con esta dieta es que promueve que todas las calorías sean iguales. Al sugerir que las personas se apeguen a un cierto número de calorías y no se centren en el contenido de nutrientes, se están perdiendo muchos componentes de una dieta equilibrada “, comparte Lenherr.

Contiene alimentos pobres en nutrientes.

“Las salchichas, los helados y las galletas saladas son sugerencias en esta dieta”, apunta Lenherr. “Y son ultraprocesados, los cuales se ha demostrado que pueden tener una mala influencia en nuestra salud cardiovascular”.

Es restrictiva

Y es precisamente este tipo de dietas el que peor funciona, pues van ligadas a un efecto yoyó y a desarrollar cierta ansiedad por la comida. “Ya que la dieta militar es tan restrictiva, también es probable que se presenten cambios de humor, dejándote malhumorada, hambriento y cansada, lo cual significa que no es sostenible a largo plazo”, afirma Windas.

Probablemente el peso que pierdas sea solo agua

Y eso se recupera en un abrir y cerrar de ojos. “Es lo que ocurre con la mayoría de dietas que tienen como objetivo la pérdida rápida de peso“, nos explican. “Tan pronto como vuelvas a comer de manera normal, volverás a ganar kilos”.

No ha sido inventada, verificada ni respaldada por expertos calificados

En la actualidad, el sitio web de la dieta militar se aloja en WordPress, sin indicación de si las recomendaciones provienen o no de personas con títulos en Nutrición.

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo