El tratamiento láser de Carmen Lomana para reafirmar sus brazos y eliminar las arrugas del cuello

Carmen Lomana es toda una experta en cuidar su piel para mantenerla joven e hidratada por más tiempo. También es una maestra en perfumarse. Pero volviendo a los tratamientos, sabemos que utiliza diferentes cremas y sérums de última tecnología y elaborados con ingredientes naturales como el extracto de rosa.Incluso cuando se maquilla, lo hace con productos que no sólo cubren las imperfecciones de la piel, sino que la tratan para eliminar arrugas y líneas de expresión. Pero el rostro no es la única preocupación beauty de Carmen, sino que también presta atención al resto de su cuerpo.

A través de sus redes sociales, nos ha enseñado sus últimos tratamientos para acabar con los llamados brazos de murciélago y el cuello smartphone. ¿Sabes qué es eso? Los brazos de murciélago es la piel sobrante que cae flácida desde la axila hasta el codo y el cuello de smartphone son las arrugas que se generan en la zona de nuestro cuello y que se acentúan por esa mala costumbre que estamos adquiriendo todos de mirar nuestro teléfono con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo.

Una publicación compartida por carmen_lomana (@carmen_lomana)

Para corregir y prevenir los brazos de murciélago, Lomana ha acudido a su clínica de confianza y se ha sometido a un lifting de brazos sin cirugía a través de ultrasonidos HIFU. Estas ondas electromagnéticas penetran en el tejido subcutáneo para estimular el colágeno y la elastina y así conseguir un efecto tensor y reafirmante. En el caso de Lomana, que todavía no se ha producido ese descolgamiento, el doctor De la Peña le ha aconsejado someterse a cuatro o cinco sesiones de unos 20 o 30 minutos cada una, pero si tu caso es más severo, te recomiendan el Lipo Vaser de Alta Definición, que es una técnica más invasiva para la que necesitas anestesia general.

Pero esa no era la única preocupación de Lomana. Las arrugas del cuello suponen un auténtico beauty drama para ella: “Yo que me llevo todo el día mirando el móvil y con la guerra de las mil gestiones, lo voy a acabar teniendo así, con arrugas, con papada y descolgado”, insistía horrorizada. En este caso el doctor le recomendó que probase el mismo tratamiento HIFU, aplicado también en el cuello y en la zona de la papada, especialmente a modo preventivo. Lomana mantiene a raya el óvalo facial, pero esta vez también trató con ultrasonidos toda la zona del cuello que es propensa a arrugarse y descolgarse por el uso excesivo del movil. Se trata de un problema postural que repercute no solo en consecuencias estéticas, sino también en dolores cervicales y otras secuelas incluso aún más severas.

Se trata de una técnica no invasiva que sirve tanto para solucionar los pequeños problemas más leves como para prevenir su aparición, un tratamiento que combina con el uso de cosméticos. ¡Bien por Carmen!

Fuente: Leer Artículo Completo