Manual de uso del tónico: para qué sirve, cómo se aplica y cuál elegir según tu tipo de piel este producto esencial de belleza que ilumina, rejuvenece, equilibra, alisa y eleva justo después de la limpieza

Cada vez nos preocupamos más por el estado de nuestra piel pero es verdad que hay veces, que no sabemos para qué sirven ciertos productos de belleza ni si son todo lo importantes que dicen ser. Nos ha ocurrido con el sérum, un producto muy en boga, y con el ácido hialurónico, un componente que ahora llevan muchas cremas, que suena muy bien, pero que no teníamos muy claro cuál era su función. Esto es lo que nos pasa muchas veces con el tónico, el eterno olvidado en nuestra rutina facial.

Sabemos para qué sirve el limpiador y le damos la importancia que merece, las cremas que hidratan tu piel, el fotoprotector, pero… ¿y el tónico? ¿Es realmente importante? Pues la respuesta es sí y no, a medias, y ahora te vamos a explicar el por qué.

Esta loción se emplea siempre después de la limpieza facial y justo antes de la crema o el tratamiento que utilices para tu piel, ya que contribuye a restablecer el pH del rostro después de haber sido sometido a la limpieza. Además de refrescar, hidratar y restablecer el pH de la piel, el tónico facial cierra los poros y ayuda a equilibrar y preparar la piel para su posterior tratamiento.

Si eres un poco perezosa y ver una rutina facial muy larga te genera agobio, con lo cual es más fácil que la dejes de lado, podrías prescindir del paso del tónico, siempre y cuando el resto de la rutina la cumplas a rajatabla. En este caso es igual que el sérum, no es absolutamente necesario pero sí que ayuda a que tu piel esté más limpia e hidratada, lo que siempre supone un plus.

¿Cómo se emplea el tónico?

Como hemos apuntado antes, el momento de aplicar el tónico es después de la limpieza y con la cara completamente seca. Empapa un disco de algodón y aplícalo dando pequeños toquecitos sobre tu piel. Otra forma de aplicarlo, aunque no es la más habitual, es con las manos, ejerciendo presión con las palmas y sin frotar, simplemente apoyándolas suavemente sobre la piel de tu rostro para que penetre en profundidad.

¿Qué tipo de tónico elijo?

Para elegir un buen tónico, al igual que con el resto de productos de belleza, debes conocer cuál es tu tipo de piel. Si por ejemplo tu piel es sensible y tirando a seca, deberías evitar los tónicos con alcohol, pero este componente no viene mal si tu piel es grasa o con tendencia acnéica.

Por otro lado, es importante tener claro qué quieres conseguir con el tónico. ¿Un plus de hidratación? ¿Refrescar tu piel después de la limpieza? ¿Terminar con los antiestéticos granitos? Para cada necesidad, hay un producto a tu medida, sólo tienes que informarte y probar. Aquí te damos una selección de tónicos que puedes incluir en tu rutina diaria dependiendo de tus objetivos. ¡Apunta!

Si quieres un plus de hidratación: Tónico con Vitamina E, de The Body Shop

Con Vitamina E y gérmen de trigo, refresca, hidrata y no tiene alcohol. Elimina los restos de maquillaje y mantiene la limpieza de tu piel, que quedará limpia e hidratada, además de ayudar a maximizar la absorción de los productos que utilices a continuación. Precio actual: 13 euros.

Si buscas minimizar las arrugas y líneas de expresión: Tónico con ácido hialurónico de Natura Siberica

Este producto está basado en el hidrolato orgánico de Cladonia Nevada, una planta típica de Siberia que permanece verde incluso a temperaturas inferiores a los -50º. Además, contiene ácido hialurónico que hidrata la piel en profundidad aportando firmeza y elasticidad y Vitamina E, que es un poderoso antioxidante que ayuda a retrasar el envejeciminto. Precio actual: 9,50 euros.

Para terminar con los granitos: Tónico matificante para pieles grasas Coslys

Es un producto recomendado para pieles grasas y acnéicas, con acción purificante, que cierra los poros abiertos y limpia la piel en profundidad. Además del rostro, se puede utilizar en espalda y escote u otras zonas corporales con granitos. Contiene agua de hamamelis, brezo (un arbusto con propiedades antiinflamatorias y purificantes), pomelo y Hiedra Inglesa. Precio actual: 8,15 euros.

Si quieres minimizar los poros de tu piel: Tónico astringente y purificante Vicky Normadem

Tónico astringente purificante con activos efecto “peeling” que desobstruye y cierran los poros, además de matizar su piel. Desde la primera aplicación, los poros se cierran. Se eliminan las impurezas y el exceso de sebo y la piel se matifica. Precio actual: 8,91 euros

Si tu piel es sensible: Tónico suavizante de Avène

Gracias a su riqueza importante en Agua termal de Avène (un 98%), envuelve la epidermis con una verdadera película calmante. Enriquecida con silicatos naturales en suspensión, protege la piel de las agresiones externas envolviéndola, día tras días, con una película de suavidad infinita. Indicado para pieles sensibles secas y muy secas. Precio actual: 14,55 euros.

Para exfoliar tu piel: Tónico purificante de Mádara

Este tónico astringente refresca y exfolia la piel obstruida y grasa. El ácido salicílico purifica, reduce el brillo, y minimiza la aparición de poros dilatados y manchas y ayuda a restaurar el equilibrio natural de la piel. Enriquecido con extractos de corteza de roble y raíz de cálamo aromático que controlan la oleosidad, así como con aguas florales e hidratantes naturales, deja tu piel limpia, fresca y mate. Precio actual: 17,50 euros.

Fuente: Leer Artículo Completo