Mariangela Marseglia, vicepresidenta de Amazon: "Me entristece que algunos hayan visto una oportunidad para lucrarse"

Mariangela Marseglia (Ostuni, Italia, 1974) es vicepresidenta de la multinational y la única directora general mujer en Europa para Italia y España desde 2018, después de haber dirigido el servicio Prime Now de entregas ultrarrápidas en el continente. Ella se describe como “una apasionada por construir y desarrollar negocios a nivel global” y defiende la digitalización como forma de afrontar el futuro para compañías y comercio físico. Amazon, “en el momento más duro al que se ha enfrentado”, como ha descrito su fundador Jeff Bezos, ha sido uno de los ganadores de esta crisis: sus ventas han crecido un 26% con respecto al mismo periodo de 2019 (a nivel global), aunque gana un 29% menos por el aumento de los costes operativos.

Mujerhoy Italia fue el primer país en Europa que recibió el impacto del coronavirus. ¿Cómo se sintió en esos momentos en los que crecían sin parar los contagios?

Mariangela Marseglia No estábamos preparados como sociedad. De hecho, las primeras reacciones por parte de muchos fueron de negación. Veíamos las calles vacías de Wuhan en televisión y pensábamos: “Esto no nos sucederá a nosotros”. Como han probado los hechos, fue una reacción irracional.

M.H. ¿Tuvo miedo? ¿Qué decisiones tuvo que tomar inmediatamente?

M. Marseglia Cuando me di cuenta de que esto era real y muy peligroso, sí, tuve miedo, por mi familia y por la gente que quiero, los empleados por quienes me sentía responsable y por mi país y mis conciudadanos. Las cuatro primeras semanas, trabajé muchísimas horas, incluidos fines de semana, para cambiar cientos de procedimientos y asegurar que cada trabajador se mantuviera seguro y sano. Ese ha sido nuestro foco de atención.

M.H. ¿Qué balance hace del confinamiento?

M. Marseglia Ha sido una experiencia extraña, con su lado positivo y negativo. Me di cuenta de la importancia de cosas que formaban parte de mi rutina, como salir a comer una pizza o a correr, y que no podía hacer…

M.H. ¿Ha comprado productos de Amazon?

M. Marseglia He realizado pedidos cada dos días, desde cosas que necesitaba para trabajar, como una impresora, hasta juguetes y ropa para mi hijo, libros… Y como me gusta la jardinería, tierra, plantas… Muchas cosas no las vendía Amazon, sino compañías a quienes servimos de canal de venta.

M.H. ¿Y qué han comprado más los españoles?

M. Marseglia Los productos más vendidos han sido de alimentación y cesta de la compra, mascarillas, desinfectantes, tabletas, ordenadores, impresoras… También, aparatos para hacer ejercicio en casa y accesorios para cortar el pelo. Pero hay categorías muy afectadas, como la moda.

M.H. ¿Qué ha representado Amazon para los consumidores estos días, en su opinión?

M. Marseglia Es importante reconocer que hemos sido una conexión para los clientes y una forma de supervivencia para miles de pequeñas y medianas empresas que venden sus productos a través de Amazon. Lo importante es mantener unos ingresos.

M.H. ¿Cuáles son los retos más complicados que ha afrontado?

M. Marseglia Ha sido necesario cambiar más de 150 procedimientos para adaptar los centros logísticos y garantizar la seguridad de los trabajadores y asociados, y realizar las entregas. Estoy enormemente agradecida por el trabajo hecho.

Las tiendas físicas sobrevivirán, pero el comercio debería usar esto como una oportunidad para innovar”.

M.H. ¿Cómo se impidió la subida abusiva de precios por parte de algunos vendedores?

M. Marseglia Me entristece que algunos hayan visto en esta crisis una oportunidad para lucrarse, aunque fueran pocos. Tenemos cero tolerancia ante este comportamiento: hemos retirado [a nivel global] más de medio millón de ofertas y bloqueado 6.000 cuentas.

M.H. ¿Cómo cree que Italia y España, y Europa en general, deben afrontar ahora la crisis económica?

M. Marseglia Esta crisis nos ha mostrado la importancia de tener una visión de futuro y de asegurarnos de que servicios cruciales como la salud pública permanezcan en el centro de las políticas gubernamentales. Para salir de ella más rápido, es importante que las empresas, las pymes en particular, reciban apoyo. La crisis ha dejado muy claro el papel crucial que la tecnología desempeña. Espero que muchas compañías lo comprendan y se digitalicen. Confío en que no perderemos la ocasión de simplificar el complejo aparato regulatorio: la burocracia ahoga el emprendimiento y crea una carga y un coste que no nos podemos permitir.

M.H. ¿La crisis marca un antes y un después para los hábitos de consumo? ¿Sobrevivirán las tiendas físicas?

M. Marseglia ¡Espero que sí! Definitivamente, lo harán. Es algo que nos beneficia, porque un buen porcentaje de nuestras ventas, más del 50%, proviene de vendedores externos [más de 8.000 pymes en España]. Probablemente las cosas cambiarán, pero ahora el online representa solo el 6% del comercio minorista en España, así que harían falta décadas para un cambio en la balanza.

M.H. Usted ha hablado de la necesidad de que pequeñas y medianas empresas se digitalicen, en Italia y en España.

M. Marseglia El comercio debería usar esta crisis como oportunidad para innovar. Yo compro en un supermercado, pero también en Internet, como muchos. La crisis hará que, probablemente, este fenómeno se acelere. Es importante que las compañías aceleren sus procesos de innovación hacia múltiples canales. Me preocupa que, por la falta de digitalización, estén menos preparadas.

M.H. ¿Qué planes tiene Amazon para España en el futuro?

M. Marseglia De momento, nos centramos en esta situación y en los clientes y la innovación. Es una prioridad seguir invirtiendo en España, innovar para abrirnos a otros socios.

Nadie puede tener éxito en circunstancias tan difíciles actuando por su cuenta”.

M.H. El Gobierno insiste en que se apruebe la “tasa Google”, para gravar la economía digital, ¿qué opinión le merece?

M. Marseglia No hacemos comentarios sobre algo que aún no ha sucedido. Probablemente sea bueno revisar los impuestos, pero es importante hacerlo a nivel internacional y hay conversaciones en la OCDE. El comercio electrónico es global. Cambios en la regulación de un país pueden entrañar riesgos de disparidad, crear diferencias en la competitividad, algo que creo que es lo que menos necesita España. Espero que el Gobierno siga cooperando con la OCDE para alcanzar un acuerdo a escala global.

M.H. ¿Qué lecciones ha extraído de esta crisis y qué deberíamos aprender como ciudadanos y como países?

M. Marseglia Es pronto, pero creo que ha quedado muy claro que nadie puede tener éxito en circunstancias tan difíciles actuando por su cuenta. Cuando caminamos juntos, somos más fuertes. Nuestra sociedad se ha vuelto más individualista y la pandemia ha mostrado que no es bueno.

M.H. Usted defiende la diversidad y habla abiertamente de su matrimonio con otra mujer. ¿Cuál es la importancia de hacerlo?

M. Marseglia Nuestra sociedad es diversa. Uno de los problemas de algunas instituciones es que sus líderes están muy lejos de la realidad y no lo comprenden. Esto no es solo incorrecto desde una perspectiva ética, en términos de igualdad de oportunidades de acceso al liderazgo: hay estudios que demuestran que cuanto más diversa sea una compañía, más posibilidades tendrá de éxito.

M.H. Es madre de un niño, ¿cómo ha resultado la experiencia de trabajar desde casa?

M. Marseglia Cumplirá dos años en julio y me he dado cuenta de lo poco que lo veía. Es cansado trabajar y atender a un niño tan pequeño, pero es un regalo pasar tiempo con él.

M.H. ¿Ha tenido algo de tiempo para usted misma?

M. Marseglia ¡Han sido dos meses de locura! Intento reservar una hora, pero eso requiere tener mucha disciplina.

Fuente: Leer Artículo Completo