¿Se puede combinar camel con negro y salir airosa del experimento? Sí y Alexandra Pereira sabe cómo

Si de pequeña no entendías aquello de “rosa y rojo, patada en el ojo”, eres de las nuestras. Siempre se ha dicho que hay colores que no combinan. Pero lo cierto es que esa máxima, tiene el mismo sentido que ponerse a dieta para gustarle a los demás: cero -apunte, a la única que le debes gustar es a ti misma-. Por eso, en este movimiento de “sí a todos los colores y si son juntos, mejor”, hemos decidido que vamos a desterrar creencias absurdas.

1. El rosa y el rojo son fabulosos.

2. El azul y el negro se pueden llevar muy dignamente.

3. El camel y el negro pueden ser una combinación elegantísima (este último, en concreto, es el que más nos atañe).

Atrás se quedaron las caras de asombro cuando Sara Carbonero y Carlota Casiraghi coincidieron al llevar el mismo vestido de Gucci, que… tachán: era naranja y morado, otra combinación algo inesperada. Parece que a partir de ese día, la prohibitiva comenzó a hacerse más ligera. Y ahora nadie (o casi nadie) te mira por la calle si decides combinar verde menta con malva. En esta nueva -y colorida- vida que hemos decidio llevar a partir de ahora, hay una influencer que nos ha servido de inspiración. Justo cuando estabámos pensando aquello de “rosa y rojo…” Alexandra Pereira ha subido un stories a su cuenta de Instagram con un look de infarto que mezcla a la perfección dos de los colores mencionados anteriormente, el camel y el negro.

La influencer, que es una de las ‘insiders’ de la moda mejor vestidas de nuestro país, ha conseguido crear con tres prendas un look muy sencillo, cómodo y perfecto tanto para ir a la oficina como para cualquier otro evento (sí, primeras citas también).

¿Las prendas clave? Una falda de satén negra, un jersey de color camel y una americana. ¿Cómo colofón final? Un bolso bombonera de Louis Vuitton y las sandalias del momento: un par en camel de Bottega Beneta, el capricho de sábado que todas querríamos.

¿Para terminar el look? Un coleta baja con raya en medio y unos pendientes de aro, algo gorditos que le daban ese ‘je ne sais quois’ al estilismo que queremos copiar en cuanto el frío nos permita llevar los pies al aire.

Si nunca has creído en esta combinación de colores ha llegado el momento de saltar a la piscina (del Pantone) y atreverte.

Fuente: Leer Artículo Completo