James Spader estrena la temporada 8 de ‘The Blacklist’: “La serie se ha convertido en una obsesión”

  • Perseguir asesinos, espías y corruptos se ha convertido en una ficticia pero útil adicción para el actor que vive en un ‘universo paralelo’ gracias a su personaje.
  • La temporada 8 de ‘The Blacklist’ se puede ver en Movistar.

    Es Raymond Reddington, Red para los millones de seguidores de The Blacklist. James Spaderviste desde hace ocho años el traje de este excriminal que colabora con el FBI. Su inteligencia, astucia y humor irreverente en medio de la acción definen a un personaje que, a pesar de sus pecados, refuerza el encanto de su intérprete. Él mismo nos lo cuenta desde Los Ángeles en un encuentro internacional al que asistió Teleprograma.

    Con la octava tanda recién estrenada, ¿qué sorpresas te has encontrado?

    Muchas. Hablo con anticipación con los guionistas, pero me ha sorprendido la reacción del personaje ante diferentes circunstancias. Lo disfruto al no estar planeado.

    ¿Te planteas algún desafío como intérprete?

    Esta es la segunda serie de más de 100 capítulos en la que trabajo [El abogado y su spin off Boston Legal], y es fascinante descubrir cómo afecta el paso del tiempo al personaje. Raymond Reddington ha envejecido conmigo.

    ¿Y cómo te ha afectado esto?

    Me he dado cuenta cuando él ha tenidoproblemas de salud; se comportaba como un joven. Y eso es difícil de mantener [Spader acaba de cumplir 61 años]. Pero nos permite mostrar la naturaleza de sus relaciones; esta temporada es un ejemplo perfecto ya que se ha abierto una grieta ‘real’ entre él y Elizabeth Keen (Megan Boone), un abismo profundo.

    ¿Cómo se mantiene el misterio a lo largo de ocho temporadas?

    Los escritores ha acertado absolutamente al dar la impresión de que cuentan algo sin decir demasiado. Es un mandato responder a una pregunta con otra. Y al mantener ese equilibrio, la curiosidad y la sorpresa siguen vivas.

    ¿Habéis hablado del final?

    Siempre nos referimos al futuro. He sabido siempre la direcciónque tomaba la trama y hemos discutido todos los cambios.

    ¿Y sobre qué tenéis diferencias?

    Es una verdadera colaboración. Hablamos antes de escribir los guiones, de grabar, durante la pausa y en vacaciones. Hablamos sobre qué personajes llegan o se van… Hablamos de historias, escenas, tono, ubicaciones…Leo cada guion y lo desgloso línea por línea. Es mi obsesión, tiendo a ser una persona muy compulsiva. Y sí, a menudo estoy despierto por la noche pensando en la serie.

    ¿Qué te gusta de Reddington y qué has aprendido de él?

    Desde el principio me atrapó su descaro y sentido del humor. También su lujuria por la buena vida. Y he aprendido de su parte más inquietante. No puedo decir qué no me gusta porque no lo juzgo. Pero probablemente a él no le agrade esa faceta. Se siente cómodo en la violencia pero anhela la calma y el amor. Y esa dicotomía le hace muy interesante.

    ¿Cómo explicas que una serie semanal resista en la era de streaming?

    No competimos con las plataformas; las primeras temporadas se pueden ver en Netflix. Y esas tecnologías permiten ver los capítulos más tarde. Y la competencia es buena si trae excelencia.

    Y con tandas de 22 episodios.

    Es la cantidad justa de tiempo que necesitamos. Aún no he encontrado una sola temporada de The Blacklist con capítulos de relleno. Y aún no es suficiente. Estamos felices de tener las normas de la televisión de antes.

    ¡Y habrá una novena entrega!

    Para todos los que hacemos la ficción, es tremendamente emocionante; no se ha convertido en un trabajo cotidiano. Tenemos retos diferentes cada año y en cada episodio.

    ¿Por qué no se menciona la pandemia en las tramas?

    Por varias razones , la más importante es que la ficción muestra un universo paralelo; nunca ha intentado representar la realidad, ni nace de titulares. Y sentimos que proporciona un escape a la audiencia.

    Fuente: Leer Artículo Completo