Lori Loughlin sale de la cárcel tras cumplir una condena de dos meses

  • Tras meses defendiendo su inocencia, Lori Loughlin y su marido, Mossimo Giannulli, reconocieron su implicación en la Operación Varsity Blues y fueron condenados a dos y cinco meses de prisión, respectivamente, además de una multa económica.
  • La actriz abandonó el 28 de diciembre la prisión de Dublín (California, EE.UU.) en la que entró el pasado 30 de octubre.

    Se acabó la vida entre rejas para Lori Loughlin. Según la base de datos de la Oficina Federal de Prisiones, la actriz fue liberada el lunes 28 de diciembre tras saldar su deuda con la justicia. La recordada ‘tía Becky’ de Padres forzosos ingresó dos meses antes en lacárcel de Dublín (California, EE.UU.) para cumplir la condena que le impusieron tras reconocer su implicación en la Operación Varsity Blues, un escándalo en el que también se vio envuelta Felicity Huffman (Mujeres desesperadas).

    La actriz y su marido, Mossimo Giannulli, estaban acusados de fraude y “conspiración institucional con el fin de corromper el proceso de admisión a la Universidad” tras haber pagado 500.000 dólares (unos 410.000 euros) para que sus dos hijas, Olivia e Isabella, consiguiesen plaza en la Universidad del Sur de California (USC) como miembros del equipo de remo (deporte que nunca habían practicado). Aunque en un principio ambos defendieron su inocencia, finalmente el matrimonio decidió reconocer el delito y se declararon culpables. A Loughlin, de 55 años, le cayó una sentencia de dos meses en una prisión federal, una multa de 150.000 dólares y 100 horas de servicio comunitario. Su marido corrió peor suerte que ella y sigue en la cárcel cumpliendo los cinco meses a los que fue condenado, además de una multa de 250.000 dólares y 250 horas de servicios a la comunidad.

    Una carrera tocada y hundida

    La condena ha puesto fin a los problemas legales de Lori Loughlin pero no sana la herida que sufre su reputación y su carrera profesional. Hallmark Channel, el canal de NBC, la dejó fuera de la serie Cuando habla el corazón, que protagonizaba desde 2014, y la actriz tampoco ha participado en la quinta temporada de Madres forzosas (Netflix).

    Esta caída en desgracia es la misma que ha sufrido Felicity Huffman quien optó por reconocer su culpabilidad desde el primer momento y ya ha saldado su cuenta con la justicia. La protagonista de Mujeres desesperadas y American Crime, fue acusada de pagar 15.000 dólares para manipular la nota de su hija Sofía en los exámenes SAT (una especie de Selectividad americana). Ahora, la actriz está preparando su vuelta a la tele tras el escándalo con Sacramento River Cats project, una comedia para la ABC en la que interpretará a Susana Savage una mujer que al enviudar en 2009, se convirtió en propietaria del equipo de béisbol Sacramento River Cats.

    Fuente: Leer Artículo Completo