Miranda Rijnsburger y las gemelas Iglesias, cena de chicas en la exclusiva Finca Cortesin de Málaga

Están siendo unas vacaciones muy caseras para Miranda Rijnsburger y sus hijas Cristina y Victoria Iglesias, ambas de 19 años. Desde que aterrizaran en Málaga a comienzos del mes de julio, la mujer de Julio Iglesias y las gemelas han optado por disfrutar de su maravillosa casa de Ojén en lugar de salir de cena o de shopping como se las ha podido ver en otros veranos en España. Pero este miércoles, Miranda decidía salir a cenar junto a las dos jóvenes y sus grandes amigas Ana Antic, Joy Bakker y Azahara Margon a unos de los lugares más exclusivos de la zona.

A post shared by Ana Antic (@anaantic) on

Vestidas de manera informal (Cristina con un vestido de corte asimétrico y unos cómodos mocasines en tono crudo y Victoria con shorts crema, top y sandalias de tacón bajo en naranja, y ambas con el mismo mini bolso de Chanel con cadena y en tono nude), las hijas del artista y la modelo holandesa deslumbraron por su naturalidad y su belleza una vez más. Junto a su madre, su gran amiga Azahara (que ha vivido un tiempo con ellas en Miami), Joy Bakker y la estilista de personajes como Elsa Pataky, Georgina Rodríguez o la modelo Adriana Lima, disfrutaron de una exquisita velada en el Hotel Finca Cortesin.

Se trata de un extraordinario resort ubicado en el pintoresco municipio de casitas blancas de Casares, entre la Serranía de Ronda y la Costa del Sol, una de las zonas más tranquilas y con mayor proyección de la costa andaluza. El hotel ha sido premiado por sus servicios y cuenta con un campo de golf que es sede del campeonato del mundo, un maravilloso spa y una galería comercial con las firmas más exclusivas.

A post shared by @fincacortesin on

Un olivar milenario y jazz en directo

Miranda, sus hijas, la amiga de Miranda Joy Bakker, la actriz malagueña e íntima de la familia Azahara Margon y Ana Antic (hija Radomir Antic, el que fuera entrenador del Real Madrid, el Barcelona y el Atlético de Madrid y que falleció el pasado 6 de abril a los 71 años) cenaron en la terraza del restaurante del hotel llamado El jardín de Lutz. El restaurante fue galardonado con un Sol en la Guía Repsol en 2017 y está capitaneado por el chef alemán Lutz Bösing, que pasó por prestigiosos fogones como el Flanigan de Mallorca (uno de los favoritos del rey Juan Carlos) o el Hostal de la Gavina de Gerona. Ofrece un menú que trata de armonizar el clasicismo y la modernidad de la cocina española tanto en un espacio interior elegante y refinado como en el exterior. La terraza es un espacio relajante y está situada bajo un cenador de olivos milenarios con vistas al mar.

Entre otros, las seis amigas degustaron uno de los platos estrella del restaurante, unos deliciosos chanquetes del huerto (verduras) con huevo frito de corral y trufa, y disfrutaron de una orquesta de jazz que amenizó la velada. A juzgar por las imágenes que han compartido en sus respectivos perfiles de Instagram, el grupo pasó una cena de lo más divertida y no dudaron en hacerse más de un selfie (incluido alguno en los baños del restaurante) para inmortalizar la noche de chicas.

A post shared by @bakkerjoy on

Dos meses en Marbella

Tanto Miranda como sus hijas llegaron a Marbella a comienzos del mes de julio, como la propia Cristina Iglesias dejó ver en su Instagram.“Ya en casa”, escribía la joven de 19 años en sus redes el pasado 6 de julio acompañando la frase con una fotografía suya nada más llegar a su casa de Ojén. Junto a ellas están también otros dos de los hijos de Julio y Miranda, Guillermo (13) y Rodrigo (21). En estos casi dos meses que llevan instaladas en España, no las hemos visto por las calles de Marbella, ni en los restaurantes más exclusivos de Puerto Banús ni en alta mar, como han hecho en ocasiones anteriores. Hace seis días, Miranda y las gemelas salían a cenar con su amiga Joy Bakker, afincada en Miami y experta en bienes e inmuebles, al mismo restaurante. Pero poco más. Gracias a las redes sociales de las jóvenes modelos, sabemos que han aprovechado estas vacaciones para relajarse y disfrutar de la tranquilidad que les ofrece su mansión marbellí.

View this post on Instagram

Hanging out

A post shared by Victoria (@victoriaiglesiasr) on

A post shared by Victoria (@victoriaiglesiasr) on

Cocina, lectura y fútbol

La casa en la que descansan Miranda y sus hijos en este verano atípico para todos fue bautizada como Las Cuatro Lunas y Julio se la compró al torero Curro Romero hace más de dos décadas. Se trata de un auténtico paraíso a unos 10 minutos de Puerto Banús con más de 450 hectáreas de terreno que acogen un edificio principal con siete habitaciones, ocho baños, cinco estancias para el servicio, infinity pool y un estudio de grabación.

Como ‘extras’, la villa tiene establos para los caballos de Miranda y sus hijas, gran aficionadas a la hípica, y una bodega con capacidad para 2.000 botellas y situada en medio un bosque con un inmenso alcornocal y varios huertos ecológicos donde hay frutas y verduras para el consumo de toda la familia. Además, la espectacular mansión cuenta con una capilla que Iglesias mandó levantar para poder casarse ahí con Miranda el 24 de agosto de 2010 después de 20 años juntos.

View this post on Instagram

Backseat driver

A post shared by Cristina (@cristinaiglesiasr) on

A post shared by Cristina (@cristinaiglesiasr) on

Huyendo del bullicio y las fiestas, tanto Cristina como Victoria han preferido pasar estos meses prácticamente sin salir de casa. Las hemos visto ponerse manos a la obra, o más bien a los fogones, para cocinar una deliciosa pasta con tomates de su propio huerto ecológico; también disfrutan montando a caballo durante horas o jugando con sus perros Luke y Leila, que se han convertido en sus mejores compañeros de aventuras. Las jóvenes pasan horas y horas en su maravillosa piscina infinita con vistas al mar y que está circundada por un gigantesco jardín ya sea dándose un baño o leyendo alejadas del estrés en una cómoda tumbona.

Además, junto a sus hermanos se lo pasaban en grande hace unos días en uno de los salones de la casa viendo el partido de la final de la Champions League que disputaron el PSG y el Bayern Munich en el Estadio da Luz de Lisboa (Portugal). La complicidad entre las gemelas salta a la vista. Siempre están juntas, se hacen fotografías mutuamente para luego colgarlas en Instagram y hasta se gastan divertidas bromas típicas entre hermanos como subir a la Red un video de una de ellas echándose una relajante siesta a la sombra.

View this post on Instagram

I asked my horse to take a picture of me, not too bad 🧐

A post shared by Victoria (@victoriaiglesiasr) on

A post shared by Victoria (@victoriaiglesiasr) on

Julio está en Punta Cana

Este verano, debido a la situación de pandemia provocada por el coronavirus, no hemos visto a Julio Iglesias en Marbella. A pesar de que tenía programados cinco conciertos en nuestro país y que suponía su regreso a los escenarios españoles tras seis años de ausencia, la crisis sanitaria le obligó a cancelarlos todos hace ya varios meses. El artista se ha quedado en República Dominicana y no ha acompañado a su mujer y sus hijos en esta ocasión. Julio está descansando en su villa de Punta Cana, una casa construida sobre un mar de coralina, con playa privada y todos los lujos necesarios para que el cantante pueda estar lo más cómodo posible.

Julio y Miranda celebran este año tres décadas juntos desde que en 1990 se conocieran durante un viaje a Jakarta, en Indonesia. “Esa va a ser mi mujer”, le dijo Julio a la persona que le acompañaba durante una escala en el aeropuerto de la ciudad indonesia cuando se cruzó con Miranda por primera vez. Se conocieron en diciembre de ese año y desde entonces jamás se han separado. “Si Miranda no hubiera aparecido en mi vida, nunca habría podido centrarme en el futuro como lo hice desde que la conozco”, decía a ¡Hola! el artista.

Fuente: Leer Artículo Completo