Bronde, el color de pelo más pedido en las peluquerías porque es el que más favorece y es el más fácil de mantener

Es uno de los tintes sutiles perfectos para no hacer un cambio de look radical y está gustando tanto que hasta famosas como Blanca Suárez se han unido a él. Se trata del tono bronde, un color entre el rubio oscuro y el castaño que se parece mucho al caramelo que se ha puesto Nuria Roca.

Concretamente es un color fruto de la mezcla inteligente entre el rubio y el castaño, brunette y blonde en inglés. “Este color es en sí la hibridación de dos tonos, el rubio y el castaño. Para conseguirlo primero tenemos que crear una base más oscura en la raíz con un marrón oscuro, para incorporar reflejos en diferentes rubios según le favorezca más a ese rostro. Las combinaciones son infinitas, desde platino y miel si quieres iluminar más, o bien rubio mantequilla si no se desea un resultado tan luminoso”, asegura Raquel Saiz de Salón Blue.

Un tipo de coloración que queda perfecta en cortes ondulados con capas, ya que es ahí donde más lucen estos cambios de tonos. Este color destaca aún más cuando se utilizan técnicas que permiten una gradación cromática, lo que lo hace todavía más natural y con el favorecedor efecto raíz que nos permite espaciar las visitas al salón. “Las capas dan movimiento y expresividad a la melena, pero las ondas le dan volumen y densidad. Cuando unimos todo eso con el bronde, logramos distintos resultados, aunque siempre una melena con personalidad. Las ondas más clásicas y redondeadas son muy sensuales y le dan más dimensión a la melena. Las que acaban de una forma más recta en las puntas, consiguen un efecto muy moderno y atrevido”, sugiere Raquel Saiz.

https://www.instagram.com/p/CJ0jM0clfsF/

Una publicación compartida de Raquel Saiz /Salon Blue (@blue_by_raquelsaiz)

El resultado gusta mucho porque lo que se consigue es iluminar, y gracias a la variedad de tonos, enriquecer la melena para que se vea mucho más rica y vital. Eso sí, es un color que funciona solo en una longitud mínima que va desde un bob largo, pasando por una melena midi y alcanzado a una melena larga. “Está opción de color necesita un cierto tipo de largo para poder hacer destacar la transición de colores. El bronde lo podemos aplicar en un bob al que le hemos creado algunas capas, un shaggy o a una melena más larga también capeada”, explica Raquel Saiz.

Pero lo mejor es que es un color muy solicitado porque además de favorecer muchísimo, también es muy fácil de mantener. “Si ya tenemos una base castaña, se pueden aplicar el resto de los rubios sin cambiarla. Esto facilita aún más el mantenimiento. También podemos recurrir a tonos más oscuros como el caramelo o mantequilla sin tener que llegar a los dorados. Las posibilidades son infinitas”, señala Raquel Saiz.

¿Te atreves con él? Nosotras ya estamos pidiendo cita en nuestra peluquería favorita. ¡Queda de maravilla!

Fuente: Leer Artículo Completo